top of page

ESPACIO DE ENCUENTRO JOVEN "CRISTO VIVE"

La Vicaría de Pastoral de Juventud (VPJ) nace del departamento de Pastoral Juvenil del Arzobispado de la Ssma. Concepción y es creada el 28 de mayo de 2012 por Monseñor Fernando Chomali. La Vicaría tiene como finalidad anunciar el evangelio de Jesucristo a los jóvenes, en comunión con las Orientaciones Pastorales de la Iglesia Arquidiocesana

REVISA NUESTRO CALENDARIO DE ACTIVIDADES PERMANENTES

TODAS LAS RESERVAS SON RECEPCIONADAS PERO CONFIRMAREMOS TU RESERVA, SI LA MISMA NO COINCIDE CON UNA ACTIVIDAD PERMANENTE - REVISA AL FINAL DE LA PÁGINA MOVIENDO EL CURSOR LATERAL

Reserve su lugar

Sala multiuso 1 Espacio Cristo Vive
Salón Marianela Espacio Cristo Vive
Sala San José Espacio Cristo Vive
Sala Francisco Valdes 2 Espacio Cristo Vive

MISIÓN

La Vicaría de Pastoral de Juventud es la responsable de la acción que la Iglesia de la Santísima Concepción impulsa para anunciar a Jesucristo a los jóvenes, generando instancias de encuentro con Él, y potenciando el acompañamiento y la formación de los jóvenes.

VISIÓN

Atender Pastoralmente a los jóvenes con el fin de invitarlos al encuentro con Cristo en la comunión de la Iglesia Arquidiocesana.

OBJETIVO

• Acompañar la misión de la evangelización y la formación de los jóvenes en sus diversas realidades: parroquias, colegios, liceos, instituciones de educación superior, movimientos apostólicos, nuevas realidades eclesiales y agrupaciones juveniles de Iglesia.
• Apoyar el trabajo de los diversos agentes pastorales que tienen la misión de acompañar a los jóvenes: párrocos, capellanes, asesores, animadores juveniles, entre otros.
• Coordinar y vincular las Comunidades juveniles presentes en la Arquidiócesis, ofreciendo espacios de encuentro y vivencia de la fe.

ENCUENTRA TU FE

“Tú tienes que descubrir quién eres y desarrollar tu forma propia de ser santo, más allá de lo que digan y opinen los demás. Llegar a ser santo es llegar a ser más plenamente tú mismo, a ser ese que Dios quiso soñar y crear, no una fotocopia. Tu vida debe ser un estímulo profético, que impulse a otros, que deje una marca en este mundo, esa marca única que sólo tú podrás dejar. En cambio, si copias, privarás a esta tierra, y también al cielo, de eso que nadie más que tú podrá ofrecer”.

Papa Francisco, Exhortación Cristo Vive, 162

bottom of page